Archivos mensuales: octubre 2018

Aprobada la Ley Audiovisual de Andalucía tras más de 4 años en debate. La norma incluye la creación de un Consejo de Participación, la gestión directa de los medios públicos y mayor endurecimiento para acabar con las emisiones ilegales

La Ley Audiovisual de Andalucía ha sido aprobada por unanimidad tras varios años de debate. En la norma han participado activamente en su elaboración la Asociación de Emisoras Municipales de Andalucía (EMA-RTV), el Sindicato de Periodistas de Andalucía (SPA), el Foro Andaluz de Comunicación y otras organizaciones y entidades del tejido social andaluz.

Estos colectivos han incidido en el refuerzo y desarrollo de los derechos fundamentales a la información y a la comunicación de la ciudadanía.

Uno de los aspectos más destacados que contempla la ley es la defensa que hace del servicio público de comunicación audiovisual. En esta línea, se defienden y se potencian los medios de comunicación social de titularidad pública autonómicos y locales, así como de los medios de proximidad, a la vez que se fortalecen los mecanismos de control del servicio público local, prohibiendo su externalización.

La transparencia del sector es otro de los puntos claves que se ha incorporado en la norma con la creación del Registro de Prestadores de servicio audiovisual de Andalucía y un procedimiento de concurso público para la obtención de licencias, con un régimen de sanciones para las emisiones ilegales que pueden llegar hasta los 200.000 euros. Asimismo, se reconocen como servicio público audiovisual los que puedan ser prestados por las universidades públicas andaluzas y los centros docentes públicos no universitarios.

La ley también regulariza la situación de los medios comunitarios sin ánimo de lucro, para lo cual define las condiciones de la prestación de servicios Y la gestión de sus licencias, así como el control y la supervisión de su funcionamiento.

Del mismo modo, esta ley mejora, refuerza y avanza en el desarrollo de los derechos fundamentales a la información y a la comunicación de la ciudadanía andaluza. Para ello, desarrolla un catálogo de derechos de la ciudadanía en que contempla a las personas usuarias como parte integrante e indisoluble de la comunicación audiovisual. En este sentido, destacan los derechos de las personas con discapacidad, la protección de las personas menores y mayores y la apuesta por la igualdad efectiva entre mujeres y hombres en los medios.

La norma incluye también instrumentos jurídicos más eficaces para acabar con la piratería y las emisiones ilegales. Para ello, prevé el refuerzo de la actividad inspectora y la prohibición de incluir publicidad en emisiones sin licencias.

Manuel Chaparro, catedrático de Periodismo de la Universidad de Málaga señala que la ley aprobada ha pasado desapercibida por la ciudadanía por el silencio de la prensa, la radio comercial y el medio público autonómico: “la importancia de la Ley radica en la oportunidad de debatir el territorio para conocer su realidad. Se hace necesario reforzar la narración de lo cotidiano con el fin de entender los problemas que afectan a la ciudadnía y permitir una opinión pública más libre y crítica”. 

Participación Ciudadana y Derecho de Acceso

Esta Ley obliga a las emisoras públicas y comunitarias sin ánimo de lucro a garantizar el derecho de acceso de las entidades sociales y culturales representativas a los servicios de comunicación audiovisual.

Además, establece la creación del Consejo de Participación Audiovisual integrado por representantes de la ciudadanía y de los agentes del sector. También contempla la aprobación del Plan de Ordenación e Impulso al Sector Audiovisual y de un Observatorio Público de Audiencias de Andalucía que estudie los consumos cualitativos y cuantitativos de los medios de comunicación autonómicos y locales por parte de la población andaluza.

Adicionalmente, cubrirá aspectos insuficientemente desarrollados por la legislación estatal básica en vigor desde 2010 (la Ley General de la Comunicación Audiovisual), sobre todo, en lo relativo a la ampliación de los derechos de los usuarios, la protección de los menores, la participación de la ciudadanía, la alfabetización mediática, el derecho de acceso, el control de las emisiones ilegales y el reforzamiento de las sanciones.

Puede ver el texto íntegro de la Ley Audiovisual de Andalucía pinchando aquí

El Sindicato de Periodistas de Andalucía insta al Ayuntamiento de Priego de Córdoba a recular sobre la gestión externalizada de la emisora pública local

La concesión de la explotación de la emisora pública local a una empresa privada por parte del Ayuntamiento de Priego de Córdoba hace ya cerca dos años, ha puesto de nuevo de relieve las multples irregularidades que se producen con las licencias de las emisoras locales públicas en una parte considerable de ayuntamientos andaluces.

Sin argumento social y legal alguno, el consistorio del citado municipio cordobes sacó a concurso público la gestión de la radio municipal adjudicando su explotación a una empresa privada de Cabra y contraviniendo el decreto de concesión de Emisoras de Radiodifusión Sonora de la Junta de Andalucía, que establece que las emisoras municipales serán de gestión directa, así como la Ley Audiovisual de Andalucía recientemente aprobada.

Este diciembre de 2018 se cumplirían ya los dos años de adjudicación a una empresa privada de Cabra, por lo que la vecindad de Priego de Córdoba reclama que vuelva a ser de gestión pública. En un post publicado en facebook la semana pasada destacaba un grupo de vecinos su preocupación por la futura gestión de la emisora municipal y reclama que el derecho a la información es un Derecho Humano (recogido en el Art. 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos) que no puede ser vulnerado. Entienden que es necesario trasladar el malestar porque el ayuntamiento no cumple ni vela por el servicio público de la comunicación en el municipio cordobés.

Este comunicado enviado al Sindicato de Periodistas de Andalucía (SPA) y  dirigido al consistorio, exige un debate público sobre el modelo de gestión que cada formación política defiende a fin de que los vecinos de Priego conozcan las repercusiones que cada modelo implica y tengan información para realizar sus propios juicios de valor. Asimismo, entienden que se tiene que definir según la mayoría del Pleno Municipal que decisión se va a tomar al respecto de la gestión de la Radio Municipal de Priego de Córdoba.

En este sentido, el Sindicato de Periodistas de Andalucía lamenta que la administración pública vulnere la legislación autonómica sobre concesión de radios públicas, y conmina al Ayuntamiento de Priego de Córdoba que se replantee la gestión de la emisora cordobesa.

Se da la circunstancia de que este no es un caso aislado en el panorama de las radios públicas andaluzas. Según datos del Laboratorio de Comunicación y Cultura, COMandalucía, de las más de 300 emisoras municipales que hay concedidas en Andalucía, 124 están operativas, 29 en situación ilegal y 169 cerradas.

Consulta el mapa de las radios comerciales de Andalucía por grupos empresariales elaborado por COMandalucía

El Laboratorio de Comunicación y Cultura COMandalucía de la Universidad de Málaga publica el mapa de radios comerciales existentes en la comunidad andaluza.

Prisa es el que ostenta el mayor número de emisoras locales de Andalucía, llegando a sumar 120 concesiones, 45 están dedicadas a información generalista y 75 a temáticas musicales (40 Principales, Radiolé, Cadena Dial, M80 y Máxima FM).  COPE explota  43 concesiones (29 generalistas y 14 temáticas). Atresmedia cuenta con 40 radios (26 generalistas y 14 temáticas).

De las 234 emisoras locales privadas comerciales que hay en Andalucía, menos de la mitad (112) emiten información generalistas, mientras que 122 ofrecen otros contenidos, en su mayoría, de carácter temático musical. Este dato es destacable ya que la mayoría de las emisoras concedidas han abandonado su obligación de ofrecer información y programación local para emitir exclusivamente contenidos musicales en cadenas, teniendo poca incidencia en la construcción del territorio.